domingo, 12 de febrero de 2017

Gombrowicz y la Forma



A lo largo de mi vida he desarrollado mi peculiar sensibilidad a la Forma y yo, de verdad, siento pavor al pensar que tengo 5 dedos en una mano. ¿Por qué son cinco? ¿Por qué no 328584598208854? ¿Y por qué no todas las cantidades a la vez? ¿Y, para empezar, por qué... dedo? No hay para mí nada más fantástico que estar aquí y ahora tal como soy yo, definido, tan concreto, justo así y no de cualquier otra manera. ¡Le tengo miedo, a la Forma, como a un animal feroz! Este miedo mío, ¿le sucede a otros? ¿En qué medida? No sienten la Forma como yo, su autonomía, su voluntariedad, su furia creadora, sus caprichos, perversiones, aglomeraciones y descomposiciones,  desenfreno y sinfín, su constante trenzar y desenredar.

— Witold Gombrowicz